Sonámbulo

El reencuentro de dos músicos del desaparecido grupo pop-rock La Bicicleta posibilitó la aparición de un nuevo ensamble en la música de fusión de los años 2000, inspirada tanto en el folclor latinoamericano, como en la world music y el jazz. Sonámbulo se ubicó así junto a agrupaciones como los capitalinos Fractal o los porteños Sala del Espejo, con música de cuidados arreglos, su apertura de la paleta de colores y su repaso de ritmos e instrumentación de latitudes lejanas unas de otras.

Leer más

Años

Santiago, 2004 -

Décadas

2000 |

Géneros

Sonámbulo

Integrantes

Víctor García, bajo, guitarra, charango, ronroco, piano, teclados, bombo legüero, loops y semillas (2004 - •).
Rodrigo Velasco, guitarra, charango, ronroco y pandero (2004 - •).
Ricardo Álvarez, saxo tenor, saxo soprano y flauta traversa (2004 - •).

Iñigo Díaz

Fueron el bajista Víctor García y el guitarrista Rodrigo Velasco los que conectaron el proyecto de Sonámbulo durante 2004, al regresar a Chile convertidos en intérpretes de mayor valía técnica luego de respectivas temporadas de estudios en Barcelona (Taller de Musics) y Boston (Berklee). Pero esta música de fusión perteneció en su mayoría a García (quien había tocado con Cristián Fiebre), con apoyo de Velasco (colaborador de La Rue Morgue). Incluyó como solista a Ricardo Álvarez, hombre del registro alto en el Cuarteto Latinoamericano de Saxofones, pero quien para Sonámbulo soplaría el saxo tenor y el soprano. Sonámbulo (2005) fue un trabajo sobre un transversal estado de somnolencia provocado por un trance o un viaje. Funcionó originariamente desde el núcleo de este trío de "multiintrumentistas" e integró además a un desfile de invitados para conformar cuartetos, quintetos y octetos, con nuevas sonoridades dadas por el darbuka (percusión marroquí), el ronroco (charango mestizo), el acordeón, el cajón peruano y la viola.

Historia y memoria: la biografía del dúo Los Perlas

En días de encierro y aislamiento, destacamos una nueva entrada dedicada al dúo de Óscar Olivares y Luis Silva. Ambos eran músicos profesionales y debutaron en 1956 con una inédita estampa de rotos, en contraste con el pulcro traje de huasos que caracterizaba entonces a  los conjuntos de folclor.

El primer libro del trap chileno

La investigación de Ignacio Molina se ordena a la manera de una «historia oral», con frases de entrevistas hechas por el autor a creadores e intérpretes como Pablo Chill-E, Gianluca, Young Cister, Lizz. Polimá Westcoast, Paloma Mami y Ceaese.