Los de Las Condes

Los de Las Condes fue el grupo que ocupó durante la segunda mitad de los años sesenta a los destacados músicos Pedro Messone y Sergio Sauvalle, poco después de sus respectivas salidas de los grupos Los Cuatro Cuartos y Los Huasos Quincheros. El grueso de su historia, sin embargo, lo sostuvieron otros integrantes.

Leer más

Años

Santiago, 1964 - 1970

Décadas

1960 |

Géneros

Los de Las Condes

Integrantes

Pedro Messone, voz (1964 – 1966).
Sergio Sauvalle, guitarra (1964 – 1966).
Óscar Sepúlveda, primera voz (1966 – 1970)
Sergio Cattoni, voz tenor (1966 – 1970)
Renato Lederman; voz barítono, bombo y guitarra (1964 – 1970)
José Luis Hernández, voz tenor segunda (1964 – 1970)
Giorgio Cattoni, voz baja (1964 – 1970)

 

Marisol García

El quinteto fue parte del movimiento de Neofolklore que entonces reactivaba el interés por la tonada chilena, y tuvo su gran cumbre en “El corralero” (una composición de Sauvalle que había sido desechada por Los Huasos Quincheros), una de las canciones chilenas más importantes de la historia.

El triunfo de “El corralero”
Pedro Messone venía llegando de una gira actoral por México (a donde fue como parte del elenco de La pérgola de las flores), y sabía que su salida de Los Cuatro Cuartos, en 1964, había disgustado lo suficiente a sus ex compañeros como para no intentar todavía una reunión. Sin embargo, no dudaba que seguiría dedicándose a la música, y encontró en Sergio Sauvalle al socio perfecto. El cantautor había renunciado hacía poco a Los Huasos Quincheros y cargaba con varias composiciones a las que su anterior grupo no le había prestado suficiente atención y que podían sonar bien en la voz de Messone.

Una de ellas se llamaba “El corralero”, tonada con vagos ecos de zamba argentina que desarrollaba un conflicto atípico en la composición campesina chilena, el de un peón que se enfrenta al sacrificio de su caballo favorito. Apenas Messone escuchó el tema distinguió su valor, y le propuso a Sauvalle armar un conjunto con otros vocalistas, para lo cual convocó a José Luis Pepe Hernández y Renato Ledermann.

Nacieron así Los de Las Condes, cuyo primer escenario importante fue el Festival de Viña de1965. Su interpretación para “El corralero” no pudo sobrepasar a “Mano nortina”, que Los Cuatro Cuartos habían llevado y que se quedó con el primer lugar. La misma noche de la premiación, Chino Urquidi se acercó a Messone y le dijo lo siguiente: «No ganaron, pero será su canción la que trascienda». Qué duda cabe ahora sobre la popularidad de “El corralero”, distinguida treinta años más tarde en las celebraciones de aniversario del Festival de Viña del Mar 2000 como el mejor tema que pasó alguna vez por el apartado folclórico del certamen. Gaviota de Oro y treinta mil dólares para su autor fue el reconocimiento tardío para un tema que, paradójicamente, volvió a subirse al escenario de la Quinta Vergara en las voces de Los Huasos Quincheros, el grupo que originalmente consideró el tema «demasiado dramático» y falto de interés.

La de Messone y Sauvalle con Los de Las Condes fue una sociedad de vida breve, pero que continuó sin ellos hasta el año 1970, legando seis singles de 45 pulgadas para el sello RCA y cuatro LPs. Además de “El corralero” lograron considerable difusión títulos como “La sequía” y “La mula rosilla”. El libro Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970 explica que «terminado el auge del Neofolklore, Los de Las Condes debieron reinventarse, incursionando en el formato de los discos bailables para fiestas, tan en boga en la época. De este modo, grabaron el LP Como esta no habrá otra (Odeon, 1968), en el que hilvanan veintiséis canciones festivas que se acostumbran a cantar en grupo, invitando a algunos amigos a la grabación para recrear una fiesta en el estudio».

Luego de su disolución, sus integrantes se repartieron en proyectos independientes, pero siempre vinculados al folclore de la zona central. La carrera más destacada fue, sin duda, la de Pedro Messone, aunque también Sauvalle destacó como cantautor solista. Pepe Hernández, en tanto, desarrolló un interesante trabajo de investigación durante los más de treinta años que fue parte del Bafona, agrupación para la que compuso temas como “Bailando la ranchera”, “Cueca de la chamantera” y “El rabel para ser fino”. En 1994 ganó el apartado folclórico del Festival de Viña con el tema “Mirando pa’la bahía”, presentado junto al grupo Cantamérica. Hernández falleció en julio del año 2006.

Electrocordillera: el dúo Compadre patenta un nuevo estilo de baile

Tec y Pumasquat, es decir Rodrigo Castro y Jean Paul Hourton, gente con experiencia en grupos previos como Marciano, Makiza y Pánico, lanzan Electrocordillera, su primer trabajo como dupla. “Hacemos un cruce entre la electrónica y matices latinos”, definen.

Canciones para la reconstrucción

La fuerza viene de la tierra es el disco de música chilena a beneficio de los afectados por los recientes incendios forestales.