Los Ases Chilenos del Jazz
Foto: Archivo de Alvaro Menanteau

Discos

Los Ases Chilenos del Jazz

Los Ases Chilenos del Jazz fueron una selección de grandes músicos de hot jazz, la generación de exponentes que terminó por enterrar al jazz melódico y popular que había dominado la escena en los años ’30. Su nombre es la versión chilena de lo que en Estados Unidos se denominó all stars, y fue una agrupación elegida por el público con los mejores exponentes de cada instrumento. La elección se llevó a cabo poco después de la fundación del Club de Jazz de Santiago en 1943, pero solo se realizó los años 1944 y 1945. Con todo, Los Ases Chilenos del Jazz se convirtieron en la primera experiencia del jazz llevado al disco.

Leer más

Años

Santiago, 1944 - 1945

Décadas

1940 |

Géneros

Los Ases Chilenos del Jazz

Integrantes

Luis Huaso Aránguiz, trompeta (1944 – 1945).
Mario Escobar, saxo tenor (1944 – 1945).
Angel Valdés, trombón (1944 – 1945).
Raúl Salinas, guitarra (1944 – 1945).
Iván Cazabón, contrabajo (1944 – 1945).
Woody Wolf, clarinete (1944).
Hernán Prado, piano (1944).
Víctor Tuco Tapia, batería (1944).
Luis Lamas, clarinete (1945).
Rafael Traslaviña, piano (1945).
Lucho Córdova, batería (1945).

Iñigo Díaz

Estos muchachos (algunos apenas mayores de edad) estaban tan hechizados por el jazz de improvisación de aquella época que llegaron a adoptar el estilo de vida proveniente de la metrópolis. Vestían trajes a rayas a la medida, sombreros, corbatines, zapatos blancos, frecuentaban los bares céntricos a toda hora, gustaban del boxeo y los cabarets, y leían las revistas de jazz.

Justamente, inspirados en las selecciones que anualmente realizaban las publicaciones Downbeat y Metronome con los mejores exponentes instrumentales, en Chile se impulsó la iniciativa de elegir a una gran selección de solistas, la all stars chilena cada temporada. Finalmente tomó el nombre de Los Ases Chilenos del Jazz. La directiva del recientemente creado club inició entonces las gestiones para la grabación de material clásico por esta banda. La base de la primera versión de Los Ases Chilenos del Jazz (de 1944) fueron Los Ases de Ritmo, la más fuerte agrupación del hot jazz y que lideraba el magistral trompetista Luis Huaso Aránguiz.

Los socios del club eligieron a las primeras estrellas nacionales: además de Aránguiz destacaban solistas clave del momento, como el tenorista Mario Escobar, el pianista popular Hernán Prado, el guitarrista Raúl Salinas, el clarinetista holandés afincado en Chile Woody Wolf, el contrabajista tanguero Iván Cazabón y el primer baterista de jazz de nuestra historia, Víctor Tuco Tapia. El octeto grabó para RCA Victor dos piezas (“Rosetta”, de Earl Hines y “Copenhaguen” de Charlie David). Ese sería el primer registro hot jazz de la historia, con aquel distintivo impulso rítmico y riqueza polifónica de un ensamble compuesto por diestros solistas de bronces y maderas, impulsados por el jazz de Nueva Orleans y Chicago.

En 1945, la all stars fue nuevamente elegida por los socios. La base del año anterior se mantuvo, pero ingresaron el clarinetista Luis Lamas, el pianista cuequero Rafael Traslaviña y el baterista Lucho Córdova. Para el registro oficial de la temporada la banda grabó “Jazz me blues” (de Tom Delaney) y “Darktown strutters’ ball” (de Shelton Brooks). Posteriormente, estos Ases Chilenos del Jazz actuarían como banda operativa e incluso grabarían otra vez, en el Club de Jazz de Concepción (registro en el que destaca una pieza original del trombonista Ángel Valdés, “Los blues de Valdés”).

Lamentablemente, la iniciativa de establecer una selección anual de solistas terminó abruptamente ese mismo año. A pesar de que hubo ciertos intentos por reinstaurarla tiempo después, sólo quedaron los registros y el recuerdo de las versiones de 1944 y 1945 de Los Ases Chilenos del Jazz, la más representativa cara visible de una época romántica y de gran surgimiento del jazz criollo.

Mamma Soul presenta «Sexoul»

En el el Bar El Clan de Bellavista, este sábado 17 el histórico grupo femenino presenta la segunda canción original del 2019, tras lanzar en enero «Fuerte (T.H.F.)»: «Sexoul». Mamma Soul tiene a dos fundadoras en sus filas y ya supera los 20 años de vida. Aquí su historia.

100 años de Orrego Salas

El fundamental compositor y académico cumplió un siglo en enero. Este jueves 25 en el Instituto Cultural de Providencia se ejecutarán obras de cámara compuestas entre 1952 y 1980 para maderas, cuerdas, piano y clavecín.