La Patogallina Saunmachín

Ha sido como una extensión natural del trabajo teatral de La Patogallina (su nombre está tomado de un rayado callejero) su propuesta musical, si bien no puede considerársele exactamente una banda. Su historia los ha puesto al servicio de montajes en los que la música tiene una función relevante, y que incluso ha dado pie a levantar durante un tiempo grupos con nombres como La Patogallina Saunmachin, La Banda del Kazuela y La Cumbia de Patricio Cobarde. Desde al año 2000, sus actores-músicos decidieron hacer canciones propias, con influencias diversas y vivísima muestra en directo. Su producción discográfica es exigua pues han sido el escenario y la calle, y no el estudio, su ambiente natural de trabajo. De sus muchos y cambiantes integrantes se mantiene Martín Erazo en la dirección.

Leer más

Años

Santiago, 2000 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

La Patogallina Saunmachín

Integrantes

Marisol García

Tributos y antihomenajes
Ya el estilo de La Patogallina como compañía teatral fue calificado de «teatro-punk», debido al gran protagonismo de la música en sus destemplados montajes. Por eso, el nacimiento de una banda asociada a sus obras fue un paso natural, concretado en el año 2001 cuando el colectivo acumulaba ya cinco años de rodaje. El actor y músico Martín Erazo (ex EntreKlles) tenía algunos versos a los que sus compañeros estuvieron encantados de sumarles arreglos colectivos. Fue saliendo así un «collage enorme», en sus palabras; mezcla de rock, bolero, tango y folclor, además de dosis de humor suficiente para dedicarle, por ejemplo, una canción al sufrido Marco (el niño dibujado en De los Apeninos a los Andes) o un antihomenaje a la experta en moda Beatriz Vicencio.

La observación social ha sido un ingrediente ineludible de canciones que el grupo ha llevado a cárceles (fueron parte del proyecto Rock&Rejas), tomas escolares, y tributos a Miguel Enríquez o Víctor Jara. En el extranjero cuentan con presentaciones en Francia, España, Brasil y Suiza.

Al reverso de su primer disco —el EP Perdónalos, no hacen lo que saben— se lee: «Permitida la copia, préstamo, canje y reproducción en todos los formatos posibles. ¡Mata la industria!». Por razones como ésa, se entiende que la banda no tenga una discografía que pueda considerarse convencional. Hasta ahora, sus dos únicos CD son Ojos de tolueno (2006) y Chile (2011).

Parte del colectivo ha animado hasta ahora también las bandas La Cumbia de Patricio Cobarde y La Banda del Kazuela. Si la primera se define como un conjunto de cumbia, la segunda se ha presentado en jardines infantiles y cumpleaños como una agrupación infantil. Todo cabe y todo sirve en la inquieta dinámica de un colectivo de características únicas en el país.

Historia y memoria: la biografía del dúo Los Perlas

En días de encierro y aislamiento, destacamos una nueva entrada dedicada al dúo de Óscar Olivares y Luis Silva. Ambos eran músicos profesionales y debutaron en 1956 con una inédita estampa de rotos, en contraste con el pulcro traje de huasos que caracterizaba entonces a  los conjuntos de folclor.

El primer libro del trap chileno

La investigación de Ignacio Molina se ordena a la manera de una «historia oral», con frases de entrevistas hechas por el autor a creadores e intérpretes como Pablo Chill-E, Gianluca, Young Cister, Lizz. Polimá Westcoast, Paloma Mami y Ceaese.