Enrique Soro

Precursor de la música orquestal y de cámara en nuestro país, Enrique Soro creó la primera sinfonía en Chile y realizó giras por Europa colaborando con artistas como Pablo Casals. Soro comenzó sus estudios con su padre, un compositor italiano avecindado en Chile a fines del siglo XIX. Los continuó en su ciudad natal, viajó a Santiago para ofrecer algunos conciertos privados y en 1897 recibió una beca para completar su formación en el extranjero.

Fechas

Concepción - 15 de julio de 1884
Santiago - 03 de diciembre de 1954

Décadas

1910 |1920 |1930 |1940 |1950 |

Géneros

Enrique Soro

José Oplustil

Después de unos meses en París, Soro se matricula en el Conservatorio de Milán, donde permanece desde 1898 hasta 1904. Algunas de las obras que compone en ese periodo se presentan en Milán y otras las interpreta durante una extensa gira que realiza por Italia y Francia, después de su graduación. Conoce entonces a figuras como Bloch, Monteux, Casella, Mascagni, Boito y Saint-Saëns.

La primera sinfonía chilena
Soro retorna a Chile en 1905 y organiza conciertos con obras suyas y de autores europeos, actuando como pianista y director de orquesta. En 1906 toma el cargo de profesor de armonía y contrapunto en el Conservatorio Nacional de Música, al año siguiente es nombrado subdirector de la entidad y desde 1919 hasta 1928 es director y profesor de piano y composición.

Además de seguir preparando conciertos, en esa década viaja a Perú, los Estados Unidos y Europa. En Nueva York firma contrato con la editora musical Schirmer y graba rollos y discos para Aeolian Company y Columbia Gramophone Company. Es nombrado miembro honorario de la Sociedad de Compositores de París en 1922 y recibe dos premios en la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929.

En distintos momentos de su carrera, Soro siguió realizando giras al extranjero y presentando obras como el «Concierto para piano» y orquesta en re mayor, que obtuvo un premio en Barcelona, o la «Sonata para violonchelo y piano», que ejecuta con Pablo Casals. El concierto para piano es ovacionado en Santiago y la «Sinfonía Romántica» marca un hito en la historia musical chilena en 1921, al ser la primera sinfonía escrita en nuestro país.

Después de dejar el Conservatorio Nacional de Música en 1928, donde tuvo entre sus alumnos a Domingo Santa Cruz, Juan Casanova y Roberto Puelma, se dedica a la creación y organización de los conciertos de la Sociedad de Compositores Chilenos. En 1948 recibe el Premio Nacional de Arte mención música, siendo el segundo compositor galardonado en la historia después de Pedro Humberto Allende.

El último romántico
La producción de Soro se concentró en la música pura y en la sala de conciertos. El autor no tuvo interés en la ópera, a pesar de tener un innegable talento lírico y melódico. La mayor parte de sus obras se enmarcaron en el romanticismo, como lo evidencian el «Andante appassionato» (1902), la «Danza fantástica» (1916), el «Concierto para piano y orquesta en re mayor» (1918) o la citada «Sinfonía Romántica» (1921). Incluso su más famosa obra, «Tres aires chilenos» (1942), mantiene una adhesión a ese estilo, aún cuando emplea ritmos, melodías y armonías ligadas con la tonada y la cueca.

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.