Alexandra Inzunza

Lo más cercano a la figura de la radiante lady crooner practicando swing en hoteles de lujo, en Chile tuvo nombre y apellido durante los 2000: Alexandra Inzunza. Una de las cantantes de jazz que nutrieron la escena con glamour, sentido de la puesta en escena, conocimiento acabado del repertorio clásico de los standards tradicionales del género y un manejo del inglés superior (dado por los primeros años junto a su familia en Sidney).

Fechas

Sydney (Australia) - 22 de diciembre de 1977

Décadas

2000 |

Géneros

Alexandra Inzunza

Iñigo Díaz

Se formó de la mano de la cantante Ana María Meza y luego pasó a los talleres del pianista Moncho Romero. Junto a su trío acústico, en 2003 actuó en las temporadas de jazz vocal en el Mesón Nerudiano, repasando melodías que hicieron famosas a las solistas del swing que mantuvo como referencias. Primero que todas, Ella Fitzgerald. Luego Sarah Vaughan y Carmen McRae. Al mismo tiempo, Inzunza se presentaba en el piso 21 del Hotel Sheraton durante un año de conciertos junto a su principal colaborador, el guitarrista Nicolás Yankovic.

Poco después iba a encabezar bandas de mayor formato que le permitieron puntualizar su trabajo como arreglista y cambiar ciertos switchs desde el jazz clásico hacia el moderno y a la música latinoamericanizada. En sus quintetos y sextetos actuaron músicos como el tenorista Claudio Rubio, el pianista Felipe Rojas, el contrabajista Pablo Menares o el baterista Arturo Salinas. Con uno de estos conjuntos de envergadura, la cantante editó su primer disco, Alexandra Inzunza en vivo (2005), como el título inaugural del sello independiente Perseguidor Records. Inmediatamente después viajó a Nueva York, donde se convirtió en una de las tres cantantes chilenas en la Gran Manzana (Claudia Acuña en 1994 y Juana Rodríguez en 2006). Ahí continuó con sus estudios vocales en el jazz y adentrándose ahora en los complejos laberintos del scat improvisacional.

Historia y memoria: la biografía del dúo Los Perlas

En días de encierro y aislamiento, destacamos una nueva entrada dedicada al dúo de Óscar Olivares y Luis Silva. Ambos eran músicos profesionales y debutaron en 1956 con una inédita estampa de rotos, en contraste con el pulcro traje de huasos que caracterizaba entonces a  los conjuntos de folclor.

El primer libro del trap chileno

La investigación de Ignacio Molina se ordena a la manera de una «historia oral», con frases de entrevistas hechas por el autor a creadores e intérpretes como Pablo Chill-E, Gianluca, Young Cister, Lizz. Polimá Westcoast, Paloma Mami y Ceaese.