Karina Fuentes

Karina Fuentes es cantora de rodeos de la zona de Cauquenes, donde llegó a vivir después de 14 años en Chanco. En esa medialuna, en 2015 cantó en su primer rodeo, lo que marcó su ingreso definitivo al mundo de la música corralera. También funcionaria de la PDI, la vida musical de Karina Fuentes se había desenvuelto mayormente como cantante en festivales de la voz, hasta que la cueca y la tonada campesina se le aparecieron de pronto en festivales folclóricos. Autora y compositora de prácticamente la totalidad de su repertorio, su primer disco fue Canta al amor y a la vida (2015), que marcó ese rumbo de canciones que hablan de la vida alrededor del rodeo y el campo. Como cantora solista, acompañada por arpa, Karina Fuentes ha grabado una serie de títulos con el sello Master Media, y en paralelo ha mantenido activo el elenco de cueca romántica Karina y Los Corraleros, con el que ha publicado los álbumes En tus latidos una cueca (2018) y Cuequitas para el alma (2021). Su estilo personal es más interpretativo que el acampao de la cantora de rodeo, dado su paso por el canto popular.

Jenny Medel

Cantora de rodeos y fiestas, además de recopiladora, Jenny Medel Flores tomó tardía e inesperadamente el oficio del canto, tras encontrarse con un pariente payador cuando se acercaba a su treintena de edad. Desde entonces se convirtió a este credo, que la impulsó a explorar rincones maulinos en busca de canciones e investigar repertorios procedentes de Longaví y el Cajón de Pejerrey. Medel se identificó desde entonces como continuadora de un linaje familiar al que pertenecía, a través de su abuela, Juana Parra, que integró el dúo Las Hermanitas Parra, de Linares. Como cultora del canto campesino, ella se presenta con guitarra y coloridos vestidos de fiesta, en carreras a la chilena, domaduras de caballo y fiestas de la trilla en localidades como Pelluhue, Curanipe, Colbún y Pelarco.

Lorena Oyarzún Vega

Cantora de rodeo y otras fiestas campesinas Lorena Oyarzún Vega forma parte de un circuito de cultoras que han extendido la tradición en la zona centrina, aunque nacida en Arica y con una vida en Santiago. Siempre luciendo coloridos vestidos, con guitarra en mano y acompañada por arpa, su canciones, la mayoría tonadas, hablan de la vida alrededor de la medialuna, potrillos, los corrales, las eras y los campeonatos, aunque también tiene temáticas románticas.

Ofelia Gana

El nombre de Ofelia María Gana Aguilera es referencial en el canto campesino centrino, pese a que se inició recién a sus 30 años en el oficio. Antofagastina de nacimiento, terminó situada en la localidad de Salsipuedes, en la comuna de Malloa. Ha sido compositora de canciones folclóricas pero sobre todo intérprete, recopiladora y cultora y defensora de la antigua vihuela chilena. En 2012 recibió la distinción gubernamental de Tesoro Humano Vivo.

Ochi

Parte de una oleada de nombres nacidos en este milenio, Simone Corbalán se presenta como Ochi con una música amplia y de gran personalidad, que desde el underground de la electrónica fue obteniendo espacio y ganando tramos. Su pasado musical está vinculado a bandas punk que integró en la adolescencia y estudios de teatro musical. Productora, compositora, DJ apareció en 2019 con una grabación experimental para el disco Luto y publicaciones con los sellos Magia Blanca, Caustics y Pueblo Nuevo, además de presentaciones en Alemania y España tocando con su computador.