Normaldis

Desde sus inicios el ensamble experimental Normaldis, creado al interior de una academia de música popular rigurosa como la Escuela Moderna de Música, dio un paso adelante en su filosofía musical al incluir en la alineación no sólo a compositores e intérpretes propiamente tales, sino también a la figura del ingeniero de sonido con un protagonismo tal vez mayor. De hecho, Normaldis se articuló originalmente como una dupla única con Sebastián Rehbein frente a la partitura y Carlos Barros (alias Marlos Barron) frente a la mesa de sonido.

Leer más

Años

Santiago, 2003 -

Décadas

2000 |

Géneros

Normaldis

Integrantes

Sebastián Rehbein, composición, piano, teclados y percusión (2003 - •).
Marlos Barron (Carlos Barros), programación (2003 - •).
Teo Naranjo (Matías Mardones), batería (2005 - •).

Iñigo Díaz

Un compositor y un ingeniero de sonido fueron quienes abrieron la ruta para la exploración y construcción de una música igualmente electrónica y acústica. Eso hasta que pronto se integró el baterista y también compositor Matías Mardones (alias Teo Naranjo), quien había participado de proyectos de jazz, improvisación libre y rock de vanguardia como el Mandali o LaKut. Normaldis desarrolló una obra abierta, incluyendo los sonidos orgánicos del piano, batería, oboe (Ximena Poveda), clarinete bajo (Alfredo Abarzúa) o voces (Karenn González), y una sólida plataforma de sonidos sintéticos, programación, mezcla y muestreo y ambientaciones que derivaron en un álbum de cámara experimental titulado, simplemente, Normaldis (2006).

"El pueblo unido" en pandemia

Más de 50 voces en un coro, 21 guitarristas, 21 instrumentistas de viento, seis percusionistas, un arpista, 12 violinistas... Un total de 120 músicos doctos en Chile y otros cinco países registraron con sus celulares "El pueblo unido", como un homenaje al estallido de octubre. Así lo presentan: "Nuestra lucha está en pausa".

"Cantar cuando se acaba el mundo"

"Porque esta es mi misión". "Corona blues" es la rockera mirada de Eduardo Carrasco, director de Quilapayún, a  la pandemia. La producción es de Fernando Julio, y lo acompañan, entre varios, ex músicos de Los Bunkers.