Soul Robots

Inicialmente una identidad adoptada como proyecto musical en solitario por el cantante, guitarrista y también periodista Andrés Cúneo Kroneberg a inicios de la década de 2010, Soul Robots terminó siendo una banda de rock y pop en el amplio sentido del concepto: un cuarteto a dos guitarras y sección rítmica, además de la voz del propio Cúneo. En 2013 se estrenó en la música independiente, además de autogestionada y autoproducida, con el EP Cinta nueva.

Soberanos

Un rock que suma desde el folclor al funk es la propuesta del cuarteto Soberanos. Formados el 2016 a partir del núcleo de dos primos lejanos, Felipe y Patricio Rodríguez, hasta entonces parte de una banda de covers de funk llamada Eximios. Reclutaron entre amigos de colegio y universidad al resto de la banda y el 2017 debutaron con Diablos Viejos y Otros Maestros, un disco  definido por ellos como “un collage de ideas del grueso de influencias de la banda”. Articulando sonidos acústicos, elementos electrónicos y temáticas que van de la muerte al retrato de personajes reales (como “Mamita Juana”), la banda se presentó en circuitos universitarios, Festivales y salas de concierto en Santiago. Para el 2020 proyectan el lanzamiento de un EP como segunda producción.

Flor de Rap

Nacida en Santiago, y criada entre Tocopilla y Antofagasta, el año 2015 Ángela Lucero Areyte se trasladó a Santiago para dedicarse al rap, que ella practicaba como compositora y cantante desde niña. El año 2016 la contactó Jimmy Fernández, y le ofreció ser su manager y productor (en su debut en ese oficio), y Flor de Rap –que ya se presentaba con ese nombre– compuso nuevas canciones  que dieron forma al disco Inmarchitable. Definido por ella como autobiográfico, su severa y firme forma de rapear, las letras directas y un rítmico trabajo en sus bases, la destacaron entre los discos del género de 2018.

Cabezas Rojas

Es conocida la vocación multimilitante de Macha Asenjo, en el sentido de no contentarse con tan sólo una banda, y permitirse explorar sonidos y enfoques en muchos proyectos en paralelo. Uno de ellos es el dúo que el popular cantante y autor comenzó a trabajar desde 2014 con Claudio Pájaro Araya, destacado músico nortino con militancia pasada sobre todo en Huara aunque también en múltiples colaboraciones (incluyendo en bandas del propio Macha, como LaFloripondio, El Bloque Depresivo y Chico Trujillo). Durante un lustro, Cabezas Rojas fue una banda de acotado y esporádico trabajo en vivo, con presentaciones en encuentros como una conmemoración en el Teatro Municipal de Valparaíso del natalicio de Violeta Parra, y shows en Sao Paulo y Río de Janeiro (marzo de 2019). Al promocionarse, hablaron de sí mismos como «folclor pelacable» o «folk-rock chileno experimental posandino». La deriva de tan peculiar referencia quedó más clara a fines de 2019, con la publicación de su primer álbum. En Cabezas Rojas (con invitados como el bajista Jorge Campos y dos de los integrantes de Los Celestinos), una descarga de total libertad emparentó tradición, sicodelia, rock y sonido andino, furia y melancolía.

Andrea Paz

La creación y la gestión se han conjugado en el trabajo de Andrea Paz, uno de los nombres recurrentes en el circuito de música electrónica a partir de la primera década del siglo XXI, quien marcó un hito en 2019 al editar su primer disco, Cruz dimensional.