Emma Madariaga

Emma Madariaga es una cultora del verso improvisado perteneciente a un reconocido linaje de cantores a lo poeta de Cartagena, con Arnoldo Madariaga Encina (n. 1938), su abuelo, y Arnoldo Madariaga López (n. 1965), su padre. En ese contexto, comenzó a cantar y a tocar el guitarrón y la guitarra traspuesta a los seis años, en la comuna de Litueche. La familia fue distinguida como Tesoro Humano Vivo en 2017.

Rosario Alfonso

La reducción prácticamente al mínimo de las posibilidades marca la música de Rosario Alfonso, cantautora vinculada al sello Uva Robot, que a su vez ha desarrollado una propuesta sobre la austeridad en la creación durante la década de 2010. Con guitarra acústica o cuatro venezolano, expone una mirada sobre el texto poético obtenido desde los rincones mismos de la vida cotidiana.

Tatiana Passy Lucero

Una aproximación libre al folclor como raíz de todas las músicas ha llevado adelante Tatiana Passy Lucero González a través de una creación mestiza que se proyecta desde allí. Esa experiencia también la alineó alinearse con la llamada "resistencia ternaria", concepto acuñado por el bajista Ernesto Holman, uno de sus profesores. Su primer disco es Küla (2020), una edición de doble temática entre la música de las raíces folclóricas y la transformación de esas mismas raíces, donde pone énfasis en los ritmos naturales de tres tiempos, principalmente representados por la cueca.

Joaquín Fuentes

Joaquín Fuentes forma parte de la generación de precoces músicos de jazz que explotaron en la escena a fines de los años '10 con presencia en discos y espacios de música: Alfredo Tauber, Juan Pablo Salvo, Felipe Salas, Nahuel Blanco, por mencionar a algunos de los más visibles. En su caso, sin estudios formales de música ni de piano, Fuentes se convritió en líder y estrenó el disco de piano trío La búsqueda (2019), un dinámico primer ejercicio de creación.

Daniela Gatica

Sin pseudónimos musicales, puesto que no los necesita, las canciones hablan por Daniela Gatica en su más amplia dimensión. Cantautora capitalina, sus creaciones son literarias en un sentido de austera y elegante escritura que se mueve entre la prosa y la poesía. Daniela Gatica es parte de otra oleada de solistas de raíz folk y pop surgidos a mediados de la década de 2010, con nombres como Benjamín Walker como el más visible de todos, el dúo Yorka, Nico Carreño, o en distintas dimensiones las cantautoras Dulce y Agraz, Martina Lluvias, Niña Tormenta o Connie Castro, también modeladas por una austeridad musical. Gatica recorre la música pop desde los ritmos latinos y otras influencias, asunto expuesto en la versatilidad del disco de 2017, Daniela Gatica, donde aparecen ritmos que van desde el foxtrot al reggae. Al año siguiente de este estreno, convocó a la banda El Fruto del Ruido para grabar el EP Atrapado (2019).