Vals

El género musical más trascendente inscrito en el compás de tres tiempos es el vals, un ritmo de baile por definición que, trasladado en concreto a la música popular chilena, ha tenido la propiedad de adaptarse a los más diversos contextos. De la música de los salones del siglo XIX a los que llegó de su cuna europea, con las primeras décadas del nuevo siglo el ritmo fue tomado por las orquestas típicas de tango: el estilo de «vals Boston» popular en los años locos responde a esa época. Luego se han implantado en el gusto popular variantes como el vals argentino, el vals peruano y el vals tradicional chileno, y a la par existen modalidades regionales tan conocidas como el vals chilote. Ritmo sin edad, este compás vive en la proyección folclórica y en artistas de la llamada «canción cebolla» entre otras manifestaciones.

Carlos Dávila

Peruano de nacimiento pero porteño por adopción musical, Carlos Dávila Galarza es uno de los integrantes de La Isla de la Fantasía, elenco de Valparaíso que ha mantenido vivas las tradiciones de la canción popular del puerto. Hasta su muerte en 2011, este guitarrista y cantante aportó al conjunto la experiencia de más de medio siglo de música y vida compartida con la cantante Silvia Pizarro, más conocida como Silvia La Trigueña.

Ester Soré

Ester Soré es la principal cantante de tonadas chilenas del último siglo. Grabó por primera vez la exitosa ‘‘Chile lindo’’, de Clara Solovera, y no sólo contribuyó a enriquecer el modo de interpretar esas canciones gracias a una voz reconocida entre las más claras y expresivas de su tiempo. Además fue una artista popular en un sentido amplio: en la radio, los discos, las giras y el cine. A partir de la música folclórica, y décadas antes de que palabras como showoman o entertainer fueran acogidas aquí, Ester Soré, a quien llamaban la Negra Linda, fue la entretenedora chilena de su tiempo.

Nicanor Molinare

Nicanor Molinare es uno de los más productivos autores de la música típica chilena, a la que contribuyó con numerosas canciones y tonadas durante una carrera de escasos veinte años, entre 1937 y 1957. Molinare es el hombre que escribió ‘‘Chiu-chiu’’, ‘‘Cocorocó’’, ‘‘Galopa, galopa’’, ‘‘Cantarito de greda’’, ‘‘Cura de mi pueblo’’, ‘‘Mantelito blanco’’, ‘‘Oro purito’’ y ‘‘La copucha’’. Sus sencillas composiciones fueron luego un repertorio básico para la discografía de Los Huasos Quincheros y otros músicos, y un puñado de sus estribillos quedó además grabado en la memoria popular.

Lucho Barrios

Lucho Barrios es peruano, pero su huella en Chile es trascendente y poderosa. Su potente voz, quejumbrosa y lastimera, se pasea por valses y boleros de una manera inconfundible. Gracias a ella y a su repertorio lacrimógeno, es, sin discusión, el más exitoso exponente internacional de la "canción cebolla", con más de ciento cincuenta álbumes y sobre mil canciones grabadas. Entre los grandes éxitos con los que ha cosechado en Chile tanto o más que en su país natal, están "Amor de pobre", "Mi niña bonita", "Me engañas, mujer", "Señor abogado" y el vals a Valparaíso. "La joya del Pacífico", con los que desarrolló hasta su muerte en 2010 una de las carreras más prolíficas de la música popular en Chile.

Luis Aguirre Pinto

El verso "En el río Calle-Calle se está bañando la luna" es la presentación absoluta de Luis Aguirre Pinto, cuyas dos canciones más importantes son las tonadas "Camino agreste" (1950) y "Camino de luna" (1958), a la que pertenece esa letra dedicada a las ciudades sureñas de Corral y Valdivia. Violinista en sus inicios y con presencia en espacios musicales de la belle époque capitalina como salones de té, hoteles y auditorios radiales, su paso a la composición lo llevó a incursionar en una amplia panorámica de ritmos, boleros, valses, tonadas y fantasías sinfónicas. Ello le significó entregar una gran cantidad de piezas al primer cancionero popular chileno y de paso ser considerado "el sucesor de Osmán Pérez Freire".

Palmenia Pizarro

La mujer que con mayor sentimiento ha cantado el vals peruano y el bolero en Chile es Palmenia Pizarro. Iniciada a comienzos de los años ‘60, ha desarrollado su carrera en Chile y luego en México, donde vivió y cantó durante más de veinte años entre 1973 y 1997. Revalorada por una nueva generación desde los años '90 en adelante tal como Cecilia, Palmenia Pizarro reanudó su trabajo en su país y hoy, después de cinco décadas de historia, es una de las figuras centrales de la canción más popular chilena, con éxitos como los valses y boleros "Cariño malo", "Ódiame", "Ajeno" y "Amarraditos".

Francisco Flores del Campo

Francisco Flores del Campo no sólo es un autor principal de la música popular chilena. También es el más versátil. Ya en los años '30 anticipó el sueño de la carrera internacional al trabajar ocho años en EE.UU., quedó en la historia como el chileno que actuó en la mayor película de Gardel e intervino en el origen de la industria fílmica local. Luego pondría su rúbrica definitiva como compositor. Suyas son las tonadas ‘‘Mi caballo blanco’’, ‘‘Qué bonita va’’ (1964) y ‘‘Dos corazones’’ (1965), los boleros ‘‘Sufrir’’ y ‘‘Agonía’’ y su obra mayor: las canciones de la comedia musical La pérgola de las flores (1960).

Carmen Corena

Una voz de mujer es sinónimo de la bohemia porteña del bar restaurant Cinzano en Valparaíso. Es la voz de Carmen Corena. Tangos, valses, boleros, cuecas, tonadas y una guaracha cubana tan característica suya como "Chipi-chipi" son parte del repertorio popular de esta cantante.

Lucho Oliva

El cantante Lucho Oliva es un adelantado en la historia del bolero y el vals más populares adoptados por el público chileno a partir de los años '50. Antes de que figuras como Los Vargas, Lucho Barrios, Palmenia Pizarro y Ramón Aguilera se entregaran a la pasión y el sentimiento de esos ritmos, Oliva ya actuaba desde mediados de los '40, con éxitos como "Rondando tu esquina", "El plebeyo", "Ódiame", "Nube gris" y "Mi niña bonita" en su repertorio. Con su muerte en 2011 se fue uno de los últimos sobrevivientes de una época dorada en la música popular chilena, con el título de "El rey del vals peruano" ganado para la posteridad.

Los Dos Maulinos

Los Dos Maulinos son una sociedad de dos músicos del Maule, Mauricio Vega, de Linares, y Miguel Molina, de Molina, que han desarrollado un riguroso trabajo de recopilación e interpretación del repertorio campesino de su zona. Se conocieron en Santiago el año 2013, cuando ambos eran músicos de los circuitos de la cueca. Vega estaba recopilando tonadas y canciones del Maule, cuando Molina llegó como invitado a una tocata de Los Guainas, grupo del que era parte Vega y ambos descubrieron su afinidad con ese repertorio. El 2015 ya estaban grabando su primer disco Vamos cantando cantores, con 15 tonadas, cuecas, valses y hasta corridos, que ellos conocieron de primera fuente, de cantoras y de folcloristas del Maule. Los Dos Maulinos han recibido reconocimientos de varios grandes de folclor: Margot Loyola, su compañero Osvaldo Cádiz y Luis Araneda, el Baucha, y el payador de La Pincoya Bigote Villalobos.