Solo, dúo, trío
Carlos Silva 2003 Autoedición

Solo, dúo, trío

Un año después de su salida del grupo de jazz Los Titulares, Carlos Silva puso en marcha un proyecto como pianista líder. En su catálogo personal ya contaba con piezas para piano en distintas direcciones, desde un post-bop declarado hasta sesiones avant-garde y también estudios de piano. Ese recuento de composiciones en diversos formatos viene a definir los bordes del primer álbum de Silva, entonces de 38 años, que se tituló de una manera genérica: Solo, dúo, trío. La mayoría de las sesiones están obtenidas en primeras tomas. Allí desarrolla soliloquios intimistas de piano como en «Elegía», memorial para el malogrado pianista Kenny Kirkland, pero cuando se reúne con el baterista Andy Baeza cambia el sentido de la corriente y se arroja al vacío en pasajes como los incluidos en «Ni chicha ni limoná», donde la improvisación libre culmina en un griterío. Carlos Silva se estaba definiendo entonces por el trío como formato, y así es como en el cuerpo mayor del repertorio alterna dos de estas agrupaciones. La primera junto a Roberto Titae Lindl (contrabajo) y el mismo Andy Baeza (batería), con quien toca «Let’s cool one» (Thelonious Monk) y una relectura moderna del bolero «Vanidad» (Armando González Malbrán), que Silva practicaba desde los primeros años ’90. La segunda formación es un trío de mayor juventud, con Rodrigo Galarce (contrabajo) y Félix Lecaros (batería), con que elevan a gran altura su «Expansión en mambo». Este elenco sería, finalmente, el que Silva proyectaría en el tiempo y dedicaría todo el repertorio de su siguiente trabajo, un año después, titulado Cachivaches. —Iñigo Díaz

Canciones

1. Expansión en mambo
2. Núvols
3. Let’s cool one
4. 2 de agosto
5. Vals?
6. NN
7. Vanidad
8. Ni chicha ni limoná
9. Acuerdos 1
10. Elegía