2000

00

Sebastián Sampieri

Uno de los primeros nombres con los que Sebastián Sampieri firmó en los inicios del sello disquero Jacobino Discos fue Farabeuf, apellido del médico francés reconocido por sus aportes a la ciencia quirúgica en la segunda mitad del siglo XIX. Desde entonces ha formado diversos dúos y grupos de música acústica, electrónica o experimental, algunos de ellos en colaboración con Gepe y Namm, iniciadores como él del mencionado sello. Aves de Chile fue uno de esos primeros trabajos, a dúo con Pablo Flores (Namm), y desde entonces ha tocado también en Les Chicci, Los Embajadores y el grupo con el que Gepe grabó sus dos primeros discos, 5x5 (2004) y Gepinto (2005). Al mismo tiempo Sampieri se mantiene activo como uno de los artífices de Jacobinos Discos, como músico y también gestor de encuentros y festivales, en especial el anual Fórmula Básica en Imagen Audio (Fobia).

Óscar Parra – Canarito

Las andanzas con sus hermanos mayores y la vida nómade y busquilla que marcó a todos los Parra Sandoval determinaron que la vida de Óscar Parra estuviese dedicada, sin alternativas, al arte popular. Aunque su oficio principal fue el circo —donde fue conocido como Tony Canarito— el hermano menor de Violeta, Nicanor y Roberto ofició también como cantor, y hasta levantó una breve discografía. Diversos proyectos de investigación ordenaron la fascinante biografía de quien se describía a sí mismo como «el Parra menos Parra».

Pancho Molina

El más emblemático de los bateristas de jazz de la generación de los '90 carga consigo el peso de la fama de haber sido uno de los modernos “cuatro beatles chilenos” mientras formó parte de Los Tres, desde la prehistoria del grupo en una rockera Concepción durante los '80, hasta su abrupto final en los conciertos de despedida en el Teatro Providencia y el subsiguiente álbum Freno de mano (2000). Pancho Molina salió airoso de la revuelta, recuperó su dirección y se posicionó finalmente como un músico de jazz por sobre todas las cosas. Una vida de más de diez años en Boston y Nueva York marcaron entonces su nueva categoría como compositor de jazz, y tres discos solista publicados en ese período confirmaron esa condición, luego de finalizar el trabajo al mando de su histórico grupo Los Titulares.

Homero Caro

Homero Caro es uno de los exponentes que a comienzos de los años '70 conjugaron el canto comprometido con el interés por el folclor y el movimiento de la Nueva Canción Chilena, con la influencia directa y el apoyo de figuras mayores como las de Violeta Parra y Víctor Jara.

Paulo Montero

Originalmente intérprete de saxo alto a comienzos de los años 2000, Paulo Montero alcanzó otra altura sobre el final de esa década al diversificar su aproximación instrumental entre los registros del soprano, el tenor y, en menor medida, el barítono. Fue formado en la Universidad Católica, y destacado como su primer egresado, por el pionero del saxofón clásico en Chile, el cubano Miguel Villafruela. Este maestro también promovió desde  la Universidad de Chile a solistas como Alejandro Rivas, Edén Carrasco y Álvaro Collao, cultores de la música contemporánea, la improvisación libre y el jazz moderno, áreas donde llegó Montero en distinta medida.

Ángel Parra Orrego

Como integrante del árbol genealógico más trascendental en la música popular chilena, Ángel Parra, hijo de Ángel Cereceda Parra, estableció su vínculo definitivo con la música a través del jazz, alternando su paso también por los territorios del pop, el rock y la música de raíz folclórica. A partir de 1991 se convirtió en un referente de la guitarra eléctrica, como virtuoso y como parte del eje central entre los solistas de la historia de la música moderna. Sus únicos discos monográficos, sin embargo, fueron relecturas de la obra de su abuela Violeta Parra, a quien homenajeó en 2017, año de su centenario, con la revisión del fundamental cancionero contenido en el disco Las últimas composiciones (1966).